Fotografía

São Paulo en 20 horas

La conocí una mañana lluviosa y fría de agosto, me la presentó un desconocido que ahora considero un gran amigo. La recorrí con placer y curiosidad, caminandola y devorándola con mis cinco ojos -retinas, anteojos y el lente de la cámara-. Lo poquito que vi de ella me gustó, me envolvió su piel-cemento poblada de colores,… Sigue leyendo São Paulo en 20 horas